viernes, 21 de abril de 2017

En contra del mito: los jóvenes leen

El domingo 19 de febrero de este año, en el diario "La Capital" (diario de mi ciudad), se publicó un artículo sobre una encuesta realizada sobre los jóvenes y la literatura en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. Si bien es subjetiva y en un contexto bastante determinado y acotado, no deja de ser interesante, ya que de algún modo demuestra que hay muchos jóvenes que lee. Así que no puedo dejar de compartirlo con todos ustedes. Espero que disfruten la nota.



Una encuesta realizada en la Feria del Libro de Buenos Aires en 2016 indica que más de un 90 por ciento de jóvenes leyeron algún título el último año, una cifra que si bien debe ser analizada teniendo en cuenta el perfil de los asistentes, sirve para rebatir un mito de larga data acerca de un mercado que no para de crecer de la mano del entorno familiar y las redes sociales.

Teniendo en cuenta de que se trata de una muestra producida dentro de un ámbito específico (jóvenes de entre 16 y 24 años, dentro de la Feria del Libro), las estadísticas expresan una tendencia en sintonía con los números del mercado y con lo que opinan editores y especialistas en comunicación: que los jóvenes no han dejado de leer. La cuestión está en qué leen, cómo leen, cómo llegan a los libros o qué decanta de una lectura.

“Sin duda, los jóvenes leen. Durante años se los estigmatizó; lo que pasa es que no leen lo que se leía, pero no leer a (Emilio) Salgari y sí blogs o cómics no es no leer, es leer otras cosas. El tiempo pasa y las lecturas cambian, esa es la explicación. La literatura infantil y juvenil no para de crecer y de ocupar un porcentaje cada vez mayor en el mercado” asegura Florencia Ure, gerente de Comunicaciones y Prensa de Penguin Random House.

Como también explica Virginia Ruano, editora juvenil de Norma, “hay muchos indicadores para sostener esa información, como el auge que está teniendo la literatura juvenil hace unos años, sobre todo la categoría de Young Adults; el espacio que se le da en las librerías, en las ferias; los números de ventas; o la industria del cine que toma novelas y las lleva a la pantalla, que no es algo nuevo pero es una tendencia creciente”.

En el mito se cruzan muchos factores y “está el tema de siempre sobre lo que algunos llaman literatura de calidad, entre comillas. Yo creo que hay que tener sinceridad intelectual: uno como adulto puede disfrutar de una película de Herzog y una de Christopher Nolan. Culturalmente hay mucha oferta y cada uno va construyendo su gusto particular, lo importante es tener herramientas para definir qué gusta y por qué”, dice Ruano, también docente en la carrera de edición de la Universidad de Buenos Aires.

La encuesta, realizada por la Dirección General de Estadísticas y Censos de la Ciudad de Buenos Aires sobre una muestra de 2268 casos (de los cuales no se disgrega la cantidad exacta de jóvenes de entre 16 y 24 años), arroja que un 93,8 por ciento leyó por lo menos un libro en el último año y un 92,5 por ciento lo hizo por elección propia; en tanto que un 86,2 por ciento se inclinó por la ficción, y un 59,8 por la no ficción.

Por supuesto, dice Georgina Dritsos, jefa de prensa de VyR Editoras, “hay muchos jóvenes que no leen pero hay muchísimos otros que sí y son lectores voraces, full time. Eso es un poco la explicación por la cual el mercado editorial se vuelca más a esta franja etaria. Y a nivel mundial se ve que esta franja se extendió y hoy tenes lectores que consumen esta sección con 20, 30 y hasta 40 años”.

Es que a la literatura para adolescentes la desplazó lo que hoy se conoce como “Young Adults” (YA), libros protagonizados por jóvenes que tocan todos los temas: fantasy, diversidad de género, trastornos alimentarios, amores paranormales. A diferencia de hace algunos años que dominaba la saga, ahora esa categoría es una tendencia en creces que se afirma; incluso VyR lanzó el año pasado la colección “YA”, especialmente etiquetada.

¿Cómo llegan los y las jóvenes a los libros? ¿De qué modo se enteran de la existencia de los títulos que eligen? Las cifras dicen que un 38,3 por ciento lo hizo a través de recomendación familiar; un 29,9 por ciento llegó por críticas en revistas, diarios o blogs; un 19,8 por ciento por publicidad; un 18,3 por ciento recomendados por libreros; y un 12,3 por ciento lo hizo mediante la opinión de booktubers.

Si bien los números indican que el entorno familiar es una clave - ¿vivir entre libros acompaña la formación de hábitos lectores? -, no llegan a advertir con certeza el impacto que suponen las redes sociales. “Sabemos de la importancia de los familiares, la lectura se contagia y estar en una casa con libros llega. Pero eso tampoco quita que un chico en una casa no lectora sea un gran lector. A eso debemos sumar fenómenos como bookstagram, los booktubers o los blogs”, sostiene la editora de Norma, sello responsable de la colección “Zona Libre”, entre cuyos títulos de tono más realista figuran clásicos juveniles como “Los ojos del perro siberiano”.

“Con la aparición de las redes sociales se comprobó que los jóvenes se agrupan en comunidades donde, además, comentan libros. De hecho, muchos BBB (booktuber, blogers y bookstragram) plasmaron sus mensajes en libros y así nacen los libros como el de Germán Garmendia, Mariano Bondar, Julián Serrano. Las comunidades potencian los libros sobre los que hacen foco”, explica Ure.

“En este punto, la responsable de prensa de VyR, sello que el año pasado lanzó unos 36 títulos de literatura juvenil, sostiene que en un contexto potenciado por las nuevas tecnologías una de las claves es “escuchar a los lectores a través de nuestras redes, pero también en encuentros cara a cara”.

“Les pedimos opiniones sobre qué les gustaría que editemos, porque están muy pendientes de lo que ocurre afuera y a nivel mundial. Y además no se conforman con leer el libro, quieren vivir toda la experiencia: conocer a la autora, a los editores, a los otros lectores”, detalla.

Frente al mito, los lectores. Y frente a la aprensión, un mercado en auge que sacia devoradores de libros, que eligen por sí solos pero sin perder de vista que un libro es más que un libro, se lee y se comparte: en una conversación familiar, una foto en instagram o en un encuentro en algún evento editorial.


¿Qué les pareció? Estoy ansiosa por leer sus comentarios.

6 comentarios:

  1. ¡Hola! La verdad es que no me había enterado de esta nota, pero me gustó leerla. Honestamente, me alegra saber que en vez de encontrar notas sobre que los jóvenes "no leen", están tomando foco los que "leen". Me refiero a que se cambió el rumbo de estas notas para derribar este mito que viene desde hace tanto tiempo.
    Muchas gracias por compartila :)
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Hola! concuerdo mucho con el comentario de Mai, es copado que empiecen a enfocarse más en los que leen que en los que no. Es una forma más acertada de incentivar al que no es lector, a que se una a la secta (?
    Un beso y gracias por el post! estuvo re entretenido

    ResponderEliminar
  3. Hola. Me gusto mucho la nota y como esta enfocada. Creo que los jovenes y no tan jovenes han demostrado que no pueden encansillarse en un solo genero y tematica. Me gusta que en la actualidad haya mas variedad y opciones a las cuales recurrir para pasar muchase horas en ccopañia de una buena lectura.

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Me gustó mucho la nota. Gracias por compartirla!
    Me pone muy contenta que cada vez seamos más los jóvenes que leemos y que las editoriales tengan en cuenta esto.
    Me quedo con la frase: "Sin duda, los jóvenes leen. Durante años se los estigmatizó; lo que pasa es que no leen lo que se leía, pero no leer a (Emilio) Salgari y sí blogs o cómics no es no leer, es leer otras cosas. El tiempo pasa y las lecturas cambian".
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Parece que somos de la misma ciudad y recién hoy conozco tu blog. Ya te sigo y te dejo el mío por si querés pasar: http://leeresaeslacuestion.blogspot.com.ar/ ¡Muy buena la nota! Gracias por compartirla :-)

    ResponderEliminar
  6. Hola! Este dilema me tiene como cansada... Lo escucho hace muchos años. Así que voy a contar una anécdota que se relaciona pero a la vez nada que ver.
    Yo leo desde chiquita. En mi antigua ciudad, en mi colegio, tenía permiso para irme con la bibliotecaria a la biblioteca de los grandes (10+) a pesar que yo tenia 8-9 años. Única alumna con autorización.
    Luego me mudé. Acá la lectura era como menos frecuente. Mis compañeras llevaban libros algo (muy, para mi gusto) infantiles. Yo me dirigía a la sección de Alfaguara, y el primer libro que saqué fue "El pequeño vampiro". Fue un jueves o viernes. Lo devoré en el fin de semana. El lunes, cuando fui a devolverlo para sacar otro... La bibliotecaria me pregunto 3 veces si ya lo había terminado/leído. Me miraba con sorpresa y yo la miraba con timidez, porque sentía que me estaban retando y estaban poniendo en duda lo que yo decía. Desde entonces, la bibliotecaria me incitó a sacar más y más libros, y cuando los hube leído todos, me abrió las llaves de los libros para adultos, para que pudiera seguir leyendo.
    Los chicos leemos. Siempre leímos. Sólo que no es lo que se ve en la tv. Ahí está el tema.

    Besos!

    ResponderEliminar